NOTICIAS

El final de un calvario de 9 meses

Fede Antúnez, jugador del MiniGlorias, puso fin este domingo a un largo proceso de recuperación.

Volver

20/11/2018 16:55

El fútbol, en ocasiones, puede mostrar su cara más cruel. Federico Antúnez, jugador del MiniGlorias, la ha conocido durante los últimos nueve meses. 'Fede', que así es como se le llama en el vestuario, nació en San José de Mayo (Uruguay) el 6 de enero de 1997. Perteneciente a un club histórico como Peñarol, el central uruguayo llegó a Vitoria en verano del pasado curso, en calidad de cedido. Una aventura ilusionante que, un 20 de enero de 2018, se truncó.

Para quien no haya podido conocer todo el proceso de tu lesión, explica brevemente cómo se produjo y cuánto tiempo has estado apartado.

Me lesioné un 20 de nero en Ibaia, en un partido vs Deusto. Recuerdo perfectamente que fue en una acción de juego en la que su delantero golpeó el balón, yo puse mi pierna para cortar la trayectoria y con el impulso mi pierna se torció hacia dentro. Escuché dos crujidos, como si se hubiese roto un palo. A partir de ahí empezó todo un largo camino. Pasé por quirófano un 22 de febrero y tras la operación todo el proceso de recuperación estuvo acompañado por los fisios y especialistas del Club. Unos nueves meses en total.

Habrás experimentado momentos muy duros a lo largo de la lesión, ¿cuál ha sido el más difícil?

La verdad es que he pasado por momentos muy difíciles. Diría que el más complicado fue cuando salí de la operación. Mis padres se encontraban a miles de kilómetros de distancia, en Uruguay, y no podían venir a verme. Fueron momentos donde los extrañé mucho. La verdad es que compañeros de equipo y demás gente del Club hicieron por no hacerme sentir solo, pero sí que fueron momentos donde lo pasé muy mal.

¿Te has sentido arropado por el Alavés en este período de la lesión?

El Deportivo Alavés me ha apoyado desde el primer momento. Desde el día en que se produjo la lesión me ofreció todos los servicios y posibilidades que estaban en su mano para que me recuperase y volviese a jugar a fútbol. Estoy muy agradecido al Club, la verdad.

¿Cómo ha sido el estar trabajando sin descanso, viendo a tus compañeros, y sin poder ayudar en el campo?

En este tipo de lesiones trabajar es algo indiscutible, no hay otra opción. He tenido que trabajar, trabajar y trabajar, hacer todo lo posible por mejorarme de la mejor manera. Está claro que cuando ves a tus compañeros entrenando y jugando con normalidad y ves que tú no puedes estar con ellos, te sientes un poco desplazado. Pero siempre he tratado de ayudarles, de aportar mi granito de arena. Cualquier comentario, cualquier aliento en el vestuario siempre es útil, y así es como he tratado de ayudar durante todo este tiempo desde mi posición.

Este fin de semana pudiste volver a saltar al césped después de un largo proceso. ¿Qué sentiste?

Había ansiado mucho ese momento, y cuando salté al campo sentí mucha felicidad. Se me pasaron imágenes de todo el proceso de la lesión por la cabeza en un solo segundo. Por suerte pude disfrutar los minutos que jugué.

¿Qué esperas ahora? ¿Tienes buenas sensaciones?

Tengo buenas sensaciones con mi rodilla. Desde que empecé a entrenar con el equipo no he tenido ningún problema de inflamación ni de dolor. Ahora sólo resta coger ritmo, volver a sentirme futbolista y echar una mano desde el campo o desde el banquillo.

¿Tienes miedo de recaer en la lesión?

No tengo a miedo de recaer. He heblado con gente que había sufrido esta misma lesión y me han recomendado evitar miedos. Tras este tipo de lesiones, si te dejas llevar por el miedo nunca vas a conseguir estar al 100%, nunca vas a pelear cada balón a muerte. Trato de evitar sentir el miedo, creo que es la mejor opción.

¿Cómo ves al equipo?

Veo muy bien al equipo. Es normal que dentro de cada campeonato haya altibajos, nosotros ahora estamo saliendo de un bache de derrotas, pero el equipo está unido y con fuerzas. Estoy convencido de que vamos a salir adelante, con más fuerza. A final de año, seguro que van a pasar grandes cosas con esta plantilla.